San Petersburgo
BuenaRusia
Noticias
Sobre Rusia
Calendario turístico de Rusia
La cocina rusa: platos típicos y recetas
Quienes somos
BuenaRusiaBuenoLatina


Más noticias:

San Petersburgo

San Petersburgo
Desde los tiempos antiguos pasaba a través del río Neva el camino que unía el Imperio Bizantino y las tierras de los vikingos noruegos. Durante la guerra con Suecia, en el siglo XVII, Rusia perdió estas tierras. El dominio sueco no duró más de 83 años, cuando el zar Pedro I inició la Guerra del Norte (1700-1721) contra Suecia el resultado fue la recuperación de estas estratégicas tierras.

Sin demora, Pedro comenzó a construir una ciudadela en la cercana isla de Zayachy para controlar la desembocadura del río. Así, el 16 de mayo de 1703, hace poco más de tres siglos, puso la primera piedra de lo que hoy se conoce como la Fortaleza de San Pedro y San Pablo. Esta es la fecha aceptada de la fundación de San Petersburgo. Rusia obtuvo así mismo la salida al mar Báltico, abrió "una ventana a Europa". A partir del año 1712 se convirtió en la capital y aquí fueron trasladados todos órganos del poder estatal.

Desde los primeros momentos de su existencia los mejores ingenieros y arquitectos participaron en la construcción de San Petersburgo. Arquitectos franceses, alemanes e italianos colaboraron con colegas rusos de gran talento para producir uno de los núcleos urbanos más espléndidos y armoniosos de Europa. Al inicio del siglo XVIII en San Petersburgo comenzaron a establecerse los alemanes, finlandeses, suecos, armenios, tártaros y los representantes de muchos otros pueblos.

En la capital del Imperio Ruso se construyeron gran cantidad de edificaciones, que en estos momentos son obras de arte de importancia mundial, como: El Palacio del Invierno y sus alrededores, las catedrales de Nuestra Señora de Kazán y de San Isaac, la fortaleza de San Pedro y San Pablo, el astillero, conocido como el Almirantazgo. En símbolos de la ciudad se convirtieron las esfinges en el malecón Universitetskaya, el Monumento a Pedro I ("El Caballero de Bronce") y el Acorazado Aurora, de donde fue lanzada la famosa salva, que dio comienzo a la Revolución de Octubre. Debido a su ubicación geográfica desde finales de mayo hasta mediados de julio los días son muy largos y por la noche el cielo no se oscurece completamente, es un fenómeno popularmente conocido como noches blancas, durante las cuales se puede también observar la apertura de los puentes en el río Neva.

La ciudad cambió de nombre varias veces, se llamó Petrogrado entre 1914 y 1924, y Leningrado entre 1924 y 1991; en el año 1991 le devolvieron su nombre original, San Petersburgo. Coloquialmente los peterburgueses y rusos en general llaman a esta metrópolis Petersburg o de manera aún más familiar, Píter.

La ciudad fue construida en un pantano. Había que hacer mucho esfuerzo para convertir San Petersburgo en una ciudad europea.

En el día de hoy esta bella urbe es un museo bajo el cielo abierto, donde cada calle y cada edificio testimonian sobre importantes etapas en la historia y la cultura rusa. Los numerosos monumentos y obras de arquitectura no dejan de sorprender a los turistas. El Ermitage, el Museo Ruso, la Catedral de San Isaac, la Iglesia del Salvador de la Sangre Derramada (o la Catedral de la Resurrección), los castillos Inzhenernyi y Mijailovski, y la escultura del francés Falcone “El Caballero de Bronce”, entran en un recorrido obligatorio para todas las personas cultas que visitan la ciudad.

La ciudad está embellecida por numerosos parques, joyas del arte de paisaje.

En las afueras los imperadores rusos poseían cinco residencias veraniegas con muchos palacios y palacetes, entre los cuales se destacan el Palacio de Catalina II en Pushkin, el Palacio de Pablo I en Pavlovsk y la famosísima residencia de verano de Pedro el Grande con inmensos jardines y 156 fuentes, el Palacio Grande y 12 palacetes pequeños , Peterhoff.

Cerca de San Petersburgo se encuentra la ciudad-fortaleza Kronstadt, con sus antiguas fortalezas ubicadas en pequeñas islas, que defendían el acceso a San Petersburgo.

No se puede dejar de mencionar la contribución de esta gran ciudad a la literatura mundial. Aquí vivieron y crearon los grandes escritores rusos: Aleksandr Pushkin, Fedor Dostoevski, Nikolai Gogol, Iosif Brodski y Anna Ajmatova.

Actualmente San Petersburgo es la segunda ciudad más grande de la Federación Rusa y una de las ciudades más grandes de Europa. Su centro es considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.


© BuenaRusia, 2009. All rights reserved. Condiciones de uso del sitio web.