Entrevista con Aleksandr Sokurov: sobre la naturaleza del mal y la decadencia del mundo europeo
BuenaRusia
Noticias
Sobre Rusia
Calendario turístico de Rusia
La cocina rusa: platos típicos y recetas
Quienes somos
BuenaRusiaBuenoLatina


Más noticias:

Entrevista con Aleksandr Sokurov: sobre la naturaleza del mal y la decadencia del mundo europeo

Entrevista con Aleksandr Sokurov: sobre la naturaleza del mal y la decadencia del mundo europeo
"Fausto", ganadora en el 68 Festival de Cine de Venecia, es una nueva imagen de Aleksandr Sokurov, quien está terminando su tetralogía sobre la naturaleza del poder. Primero fue "Moloch", que narra los últimos días de Hitler y Eva Braun. Después "Taurus", crónica de la muerte lenta de Lenin. Luego "El Sol", retrato del emperador japonés Hirohito, que entregó Japón a finales de la Segunda Guerra Mundial. "Fausto", adaptación del poema de Goethe, no es tanto una metáfora del poder del diablo de una persona sobre otra, como la incapacidad para dominarse a sí mismo. Sokurov pone los regidores de los destinos en el espacio de la vida privada, íntima, y examina, como si fuera bajo un microscopio, su envoltura corporal, su vida cotidiana. Y descubre que Dios, el diablo y la historia del mundo, se esconden en los pequeños detalles, sobre los cuales ninguno de nosotros tiene el poder.

¿Usted había planeado originalmente filmar precisamente cuatro películas sobre los gobernantes? ¿Y cuándo se dio cuenta de que deseaba terminar esta historia con la adaptación de "Fausto"?

Yo sabía todo desde el principio. Esto era un trabajo muy serio e importante, y no podía relajarme y no pensar en ello de antemano. Solamente la preparación para "El Sol" tomó una década. Y la imagen de la tetralogía completa se formó en 1987 o en 1989, creo que incluso antes.

¿Quiere decir que Ud. está viviendo en grandes ciclos, en un período que no coincide con la realidad? ¿Es difícil o fácil?

Sabe, que para una persona que escribe, esto por ejemplo, es orgánico. Y la literatura se ha convertido en un gran arte, debido a la escala de las intenciones y capacidades para llevarlas a libros reales, a sus páginas. Para un escritor esto es la norma. Del mismo modo, en la música: cualquier gran sinfonía es siempre una obra programada.

Sin embargo, para el cine no es típico. Me resulta difícil mencionar a los que siguieron este principio en las películas. Porque la actualidad o la vida real actual presente... constantemente están mordiendo al director, lo toma y lo vira a un lado. Por supuesto, a mí también me afecta. Pero yo respondo a estas llamadas temporales, más bien, en una forma documental, que a menudo no requiere de un largo trabajo de preparación, y no requiere de grandes recursos. Aunque la película documental, en ocasiones, requiere más esfuerzos que la de ficción. Pero la dificultad de mi situación es que mi trabajo no causa respuesta nacional. La mayoría de mis películas no están en las pantallas del país, y probablemente, no estarán.

¿Por qué?

En parte porque son películas de carácter general y no tienen nada que ver con la tradición rusa. Yo no estoy asociado con ella, no me siento con ninguna influencia de la tradición nacional del cine. Yo estaba muy influenciado por Flaherty y Mizoguchi, pero no por los directores rusos, a los cuales respeto mucho.

Sin embargo, en el estreno de "La retrospectiva de Leningrado" (película de A. Sokurov, ensamblada y montada por Sokurov de las crónicas de Leningrado de la era soviética "Retrospectiva de Leningrado: 1957-1992"), a Ud. lo recibieron como a un verdadero clásico ruso.

Porque allí estaban presentes personas que conozco. Yo veía tantas caras entrañables en esa sala... Pero para el estreno de algunas de mis películas, tal vez, dos salas, dos tandas serán suficientes. Eso es todo el público que vendrá. Por supuesto, en la época soviética era mejor: las salas estaban llenas, y se hacían muchas copias. Por ejemplo, en el caso de "Días de Eclipse" había un montón de copias, y se mostraban en todo el país. Lo mismo ocurre con "Penosa Indiferencia", a pesar de que estas películas apenas se abrieron paso a través de la censura. Más tarde se inició la diferenciación.

Después de todo, ¿que era lo característico para el espacio soviético? De modo que la necesidad en el verdadero arte, en el cine, la literatura, fue pronunciada entre los jóvenes, entre la intelectualidad científica y técnica. Ahora sólo el nivel general de cultura de la población en el país es más bajo: se trata de la misma que en 1925, tengo la impresión. Por lo tanto, las obras de arte no son reclamadas.

No puedo decir lo mismo de Europa y de todo el mundo. A mí no me preocupa la distribución mundial del mismo "Fausto". Pero estoy seguro de que en Rusia, "Fausto" no es necesario. Y la falta de mis películas en Rusia me preocupa más que cualquier otra cosa. Por ejemplo, traté de mostrar mis películas en el canal de televisión "Rusia". Así como me dijeron, hay prohibición de mostrar mis filmes ahí. Los canales de San Petersburgo no muestran lo que estoy haciendo. Asimismo, no puedo llegar a mis espectadores a través de DVD.

¿Cómo Ud. logra a lidiar con este sentimiento de falta de demanda?

Hubo un tiempo que fue muy duro para mí. Tenía el sentimiento de que yo era un inorodets (habitante no ruso durante el zarismo). Puede ser por eso, en gran medida, que yo estuve muy inmerso en la vida japonesa, y me acerqué a las personas que demostraron bondad y comprensión, en Japón o en Italia. Y viajé, y viví allí mucho, y nunca me sentí como un extranjero en el mismo Japón.

Afortunadamente, esta carga en mi corazón no afectó el contenido de la obra y los principios artísticos. Yo no tenía miedo. Al comenzar la siguiente película, te das cuenta de que nadie en nuestro país la va a ver, así, como ocurrió con "Voces espirituales" o "Confesión", grandes obras sobre el ejército. Pero no tengo miedo de que aquí esto no sea necesario. Todavía siento que tengo que hacerlo porque hay una necesidad interior, independientemente si me necesita la sociedad, nuestro pueblo, o los espectadores.

Sin embargo, ¿Usted tiene alguna idea de como sería su público ideal?

Quiero decir, en mi opinión, una cosa simple: no puedo hacer lo que para un hombre no es interesante. Yo no soy un loco, no estoy hecho a imagen y semejanza de Dios, porque tengo mil millones de fallas, soy igual que las personas que me rodean. Igual que mis amigos y las personas que me amaban y me siguen amando. No sé cómo hacer lo que no es humano y no es sobre un hombre, no sé nada más. No sé nada, aparte de la especie humana, la naturaleza, excepto las pasiones humanas y los intereses. El hombre depende de la historia creada por él, y el hombre es muy dependiente de la arrogancia, un hombre depende en gran medida de que el genio y el mal sean compatibles.

Hay una mitología del diablo, y en este el hombre puede caer mucho más bajo. Nosotros no sabemos el límite inferior al que el hombre puede hundir sus acciones. El diablo sí, tiene algunas limitaciones, y existe. Pero para un hombre no existen límites, él puede hacer cualquier cosa. Usted ve, que yo existo en este espacio de los difíciles problemas. No es otra cosa, no está tomado de la Luna, tampoco de Marte, no desde el espacio exterior: estoy en la Tierra, yo soy un hombre absolutamente terrenal, nací aquí, y mi alma, si es que existe, no superará la gravedad de la Tierra y se quedará aquí. De esto estoy completamente seguro.

El mal del progreso y el progreso del mal

¿Por qué cree Ud., que el mal perpetrado por el hombre no tiene límites?

Basta con mirar los locos caminos que ha tomado el llamado progreso técnico. El desarrollo humano debe estar por delante de él o contenerlo. En las zonas que todavía no han sido dominadas por las ideas humanas, que no han sido visitadas por los humanos todavía, la gente no deben ir. Y ahora los principios humanitarios han sido olvidados, no se cuentan. A pesar de que los humanos conocían las consecuencias de este escenario.

Incluso no estar leyendo a libro abierto, que es un proceso natural, sino de una pantalla electrónica, que no es un sustituto inofensivo, como puede parecer. Debido a que los significados que está descubriendo la persona que lee el texto a libro abierto, con un libro son completamente distintos significados a los que se leen desde la pantalla de un iPad, te lo aseguro. Schiller, Tolstoi, Faulkner no escribieron lo que hoy en día se lee en las pantallas electrónicas.

¿Y cuando se lee el libro, usted piensa que estos significados son comprendidos? Sin embargo, todo depende por completo del lector.

El contacto de una persona con el gran arte se produce sólo cuando está interactuando con el original. Puedo observar varias veces la reproducción "El regreso del hijo pródigo" de Rembrandt, incluyendo las reproducciones de gran calidad. Pero cuando voy al Hermitage y observo esta imagen, siento una sensación especial. Los álbumes se pueden ver durante largo tiempo. Pero vas a los originales, y veinte minutos después empiezas a cansarte: los ojos cansados, el alma cansada. Eso quiere decir mucho. El arte no existe por gusto, puede resistir la prueba del tiempo: es el pináculo de la civilización humana. El arte se hizo, y está haciendo su trabajo ya durante muchos siglos. Y todo lo que quiere ser superior que el arte, todo lo que comienza a suplantarlo y reemplazarlo son signos de degradación o de progreso. El progreso infectado por degradación.

De hecho, muchas cuestiones, incluidas las relativas a las relaciones internacionales y los conflictos nacionales no son tan complicadas: el conflicto palestino-israelí, el llamado problema del Cáucaso, y el extremismo islámico. Pero son complicados y llevados en un callejón sin salida precisamente por un progreso. Estos problemas no pueden ser resueltos sobre la base de la política simple. Sólo los principios humanitarios pueden ayudar a encontrar una salida, al parecer de las situaciones más desesperadas.

El mismo terrorismo ya llegó a Noruega: aquí no hay nada original, esto siempre estuvo oculto en el carácter nórdico, son locuras reprimidas, no realizadas. Bergman lo vio todo, y lo sacó. Y ahora no existe esta evacuación fuera, y así no hay comprensión, no hay desmagnetización.

Sólo el arte puede mostrar el problema en toda su complejidad y sugerir algunas soluciones. Y no hay figuras políticas que puedan aconsejar la solución perfecta.

Vi a personas que eran consejeros de Yeltsin... Entre ellos se encontraban gente interesante, pero todos ellos carecían de esta altura de la humanización. Tal vez, sólo Galina Starovoitova fue la excepción. Una vez que fui invitado a participar en la campaña electoral de un político muy conocido, les dije: "Estoy listo, por primera vez en mi vida, estaba dispuesto a participar en esta campaña, pero sólo si ustedes hacen un documental, donde yo diré: "Voten por la gente que los valores humanitarios elevan por encima de lo "político". Me dejaron tranquilo. Los políticos y la sociedad no necesitan principios humanitarios.

¿El rechazo de ellos es un movimiento consciente o hay algún fallo irracional?

Por un lado, hay una cierta inercia, la ignorancia, y por otro lado todo esto está ocurriendo según nuestra voluntad. Debido a que seguir los principios humanitarios es más difícil que ser un pragmático político. Los principios humanitarios predefinen el camino por recorrer. Un político puede prometer y no cumplir. Y astutamente formular promesas que luego siempre se puede decir, "yo dije esto, pero ustedes me han entendido mal", o "Bueno, sí, pero la situación ha cambiado".

En política no hay nada permanente. Y la gente sólo puede vivir en condiciones normales, en términos de algunos principios claramente definidos. No habría ahora un choque tan grave con la civilización musulmana, si Europa no fuera tan impredecible en sus acciones. Y Europa es claramente derrotada. Y Rusia es una de las primeras que cayó en esta resistencia, porque no hay principios humanitarios. Todos operan sobre la base de instrumentos de política, las recomendaciones de política, pero es como hacer una operación, sin ningún tipo de desinfección, sin respetar ninguna regla.

Pero la guerra entre Oriente y Occidente es sobre todo religiosa. ¿Y eso no habla de la deshumanización de la religión en sí?

Sí, es un conflicto religioso. ¿Cuál es una de las principales condiciones de la vida cristiana? - "No matarás", que no es resolver los problemas por tomar las armas. ¿Europa sigue este principio? ¿Seguimos este principio?

La diferencia entre la política del método humanitario es la diferencia de una lucha sin reglas en un juego de ajedrez. Usted verá la diferencia en los propios personajes. Si sigue los principios humanitarios, entonces obviamente, no es un atleta. Un jugador de ajedrez no va y golpea en la cabeza a un hombre como en esta historia, en la cual un tipo que mató a otro hombre con un solo golpe (Se trata del golpe, lo que causó el campeón del mundo de las artes marciales mixtas Rasul Mirzaev al estudiante Iván Agafonov, peleando con él en el club de Moscú; en pocos días Agafonov murió, nunca salió del coma. - "PP")... La historia habla de muchas cosas: de la psicofísica de las personas, y de la conciencia nacional, y que esa persona no tiene frenos.

Después de todo, el valor de la vida humana está claramente infravalorado. Aunque todos gritan y lloran cuando las personas mueren. De hecho, este valor es de alguna manera eliminado de la conciencia interna, y este es por principio, y en esto están interesados el pueblo y los líderes. Si hay una decisión que nosotros somos la civilización europea, ¿comenzaremos a bombardear el mismo Belgrado? Vamos a encontrar otras maneras para detener a aquellos que se dedican a la destrucción de los civiles en Yugoslavia, de manera tal que la civilización moderna es como ellos quieren. Sin embargo, es más simple el uso de la fuerza militar.

¿El conflicto entre el Este y el Oeste, en su opinión, se puede resolver de alguna manera?

Para que el mundo cristiano y musulmán existan en armonía, debemos trazar una línea clara, la que ninguna de las partes debe atravesar. El primer límite es en el campo de la cultura. No debemos permitir la mezcla de culturas. Debemos tener mucho cuidado sobre el movimiento de personas de diferentes culturas y darles a conocer otras culturas. Sin conflictos esto no puede suceder, porque la cultura es un código, una visión del mundo, una electricidad. ¿Por qué dicen?, ¡oh, qué bien estábamos bajo el régimen soviético! Porque había distancia, porque nadie cruzaba esta frontera. Si los rusos la cruzaban, por ejemplo, en el Cáucaso del Norte, ellos eran más o menos independientes, en el marco de los colectivos laborales.

Siempre ha existido una distancia. El distanciamiento es la primera regla. La segunda regla es no violar las reglas de la raíz del pueblo. Debería existir la modestia del invitado, que por lo general no existe. No quiere decir que Europa desaparecería si las mezquitas aparecieran dondequiera. Pero la cultura, sin duda, perecerá. Porque cuando uno va al ring a pelear contra un enemigo poderoso, las heridas que se obtienen, aunque tú ganes, no te hacen vivir mucho tiempo.

Pues bien, Europa está destruyéndose. ¿Cómo se explica entonces la caída de los regímenes en los países árabes?

Hasta donde yo entiendo, ellos están cayendo, porque han construido sobre una base interina, el medio centro. Hay una especie de parlamento, pero los instrumentos para la regulación de la vida no son parlamentarios. Mira, ¿cuáles son los parlamentos de nuestros repúblicas del Cáucaso del Norte, eso se considera un parlamento? Tomemos como ejemplo a Kabardino-Balkaria, a donde yo viajo. Aquí también hay un parlamento y un presidente. Pero en realidad no hay ninguna actividad fraccional, el partido no existe, tampoco fuerzas y capacidades como contradecir al presidente, y el propio presidente está sufriendo todo el tiempo. No hay nada.

¿Y qué representa la oposición política en el mundo árabe? Siempre se manifiesta en formas extremistas y terroristas. El sistema político en el mundo árabe no existe todavía. ¿Por qué esta sufrimiento tanto Palestina, tratando de establecer un estado? ¿Tal vez ellos no saben qué modelo escoger? Es extraño, pero los árabes en muchos sentidos sentaron las bases de nuestra civilización, pero todavía no pueden, de hecho, como los rusos también, construir un estado razonable. Ellos no son japoneses, que se han dado cuenta de que si no encuentran una forma particular de desarrollo del Estado, la colonización es inevitable. Y la era de Meiji en Japón ha llevado al hecho de que había una especie de forma intermedia, en la que los japoneses consideran la presunta práctica del mundo europeo y poco a poco a ser más como los europeos. Debido a esto, los europeos no han sido capaces de conquistar Japón. Esta operación es la más sabia: la reencarnación de un pueblo entero en un intento de escapar de la colonización.

Conviértete en tu enemigo, para que él no te mate…

Sí, es el mimetismo, y es un fenómeno natural. Para sobrevivir, el lagarto toma el color del follaje y del medio ambiente. En general, la adaptación es una cualidad natural. Pero en la naturaleza eso pasa extremadamente lento y se paga con las terribles pérdidas de la vida. Cuántos de estos lagartos murieron mientras aprendían a cambiar de color...

Las diferencias culturales

Usted no formó el curso en Moscú o San Petersburgo, sino en Nalchik. (En el 2010 inauguró su taller en la Universidad Estatal de Kabardino-Balkaria) ¿Por qué fue precisamente allí?

Porque no me siento bienvenido aquí. Yo entiendo por qué mis trabajos no los han visto los chicos que viven en el Cáucaso: allí no hay nada en absoluto. Pero a veces es difícil de entender por qué los jóvenes en el centro de Rusia no han visto "El arca rusa", y no preguntan cómo se hace. (La película está hecha con una sola toma). En todo el mundo me preguntan: “¿Cómo se ha hecho esto?” Para el mundo del cine este caso es absolutamente único. Pero sólo en Rusia no preguntan cómo se ha hecho esto, y sólo en Rusia, "El arca rusa", fue declarada la peor película del año, por los profesionales, entre otras cosas.

¿Y cómo funciona la instrucción en su taller?

Yo le digo a mis estudiantes: "Mientras soy el maestro en el curso, no voy a aceptar un trabajo en el que se muestra a la gente con dagas, que guerrean, ganan, y demuestran hechos heroicos. Ustedes me cuentan cómo se saben amar unos a otros, como se relacionan entre sí un hermano y una hermana, cómo se relacionan la madre y la hija".

"Si ustedes bailan tan bien, ¿por qué viven tan mal?", le pregunté al presidente de Kabardino-Balkaria. Esta contradicción se debe superar. Lo más importante que estoy haciendo en el taller, es que estoy tratando de llamar la atención de los chicos en la tradición y la cultura mundial y europea. Si querrán volver a la nacional, volverán. Pero en la tradición europea, el arte es una señal de paz y cordialidad, atención a la condición humana, a los matices de la emoción humana. El arte es la penitencia por sus actos, es una aversión a la guerra. En la tradición europea, el asesinato es un crimen, y no el camino hacia Dios.

¿Usted no se ha enfrentado con el reproche de que les impone a los estudiantes la tradición europea, y no le importa su tradición nacional?

Yo no impongo nada, simplemente les doy a conocer otro mundo. Y todo el tiempo pidiendo: si ustedes tiene la posibilidad, entonces presten atención a sus historias nacionales, la cultura nacional, sin lugar a dudas, esto es importante. Yo sólo les digo que hay otro mundo, y el arte en el mundo se ha cumplido. Yo digo, que no puede haber arte nuevo, sino puede ser una persona nueva en el arte. Un arte propio, con todos sus dogmas, construcciones, con su esqueleto ya existe, está descubierto. No hay necesidad de reinventar la rueda, hay que ver lo que se ha hecho por la civilización, incluyendo en la parte oriental. Ya ves, yo sólo soy un asistente, les muestro que se puede, y muchas veces digo, cómo no se puede. En el arte es mucho más lo que no se puede hacer, que lo que se puede. En este sentido, si en mi grupo hay los musulmanes devotos, coincido absolutamente con ellos.

Directores chupadores de sangre

¿Por ejemplo, qué no se puede hacer en el arte?

Estos son los principios con los que vivo, y que no siempre están de acuerdo con los principios del cine ruso y, quizá, del cine europeo. Por ejemplo, la renuncia a la violencia. De la violencia como una herramienta profesional, como una herramienta dramática de escenas e imágenes relacionadas con la glorificación de la violencia. Durante muchos años y lo estoy diciendo, estoy exigiendo, pero no me oyen, ya sea aquí o en Europa. Por desgracia, estoy seguro de que podría ser una de las pocas ocasiones en que tengo toda la razón. Sé de la herramienta de la película, yo sé lo seria, compleja y peligrosa que es ella, ya que puede destruir la cultura y su gente. La glorificación y la calidad estética de la violencia causan mucho más daño que, por ejemplo, cualquier tema ambiental.

Usted está en contra de esta estética, ¿verdad? ¿O está en contra de cualquier imagen de violencia en cualquier aspecto?

Generalmente en contra de las representaciones de la violencia. Bueno, ¿cómo decirle? ¿Usted estaría de acuerdo si su pariente fuera operado por un diletante? Probablemente no. Y yo tampoco. ¿Por qué estamos de acuerdo, cuando hay un bisturí en manos de personas incompetentes, inmorales? ¿Por qué la actividad visual se ha vuelto tan asequible?

También hay artistas que saben cómo usarlo, y no son incompetentes.

Extremadamente raro. Y estos artistas tan sólo abren el camino a seguir, crean formas más sofisticadas para representar la violencia. Se trata de una serie de directores norteamericanos de prestigio internacional: chupa sangre.

Usted realmente está en desacuerdo con la tradición europea. Sin embargo, las escenas de violencia se pueden encontrar en la pintura del Renacimiento...

¿Y qué tipo de escenas de violencia? Vamos a describirlas. El punto de parada de un artista, ¿dónde está el límite a partir del cual se cruza? Siempre hay una parada. Incluso si vemos las obras de Bosch, con sus pinturas del horror y el infierno: ¿cómo lo hace? Qué menudo todo lo que representa, como si tuviera miedo a agrandar. Y siempre está el sufrimiento de la víctima. Y en el cine moderno el sufrimiento de la víctima es algo insignificante. ¡Pero el triunfo del tirano!.. ¿Pero qué imágenes notables de los torturadores, verdad? Gana el mal, el cuerpo humano digno de la tortura, la muerte no es terrible, la guerra es atractiva, todo esto se ha convertido en la norma en el cine. Yo no quiero actuar como un moralizador, pero ya hemos visto esto, sólo después de pasar todos se dieron cuenta de que si no se combate con la misma droga, acabamos de morir. Y aquí estamos, luchando con las consecuencias y no las causas. Es igual que curar el cáncer, sin saber de dónde viene.

Primero vino un director de cine, aclaró los cerebros, y luego un traficante de drogas llama a la puerta. Y le abren.

A Hitler, Lenin, Hirohito Usted los mostró por encima de todo como a los simples mortales con sólo la carne y la membrana fisiológica. Se han centrado en la naturaleza bestial. Fausto también fue removido de su pedestal de honor de uno de los principales héroes culturales de Europa.

Siempre tenemos que tratar sólo con la persona. No con Dios, no con el diablo, sino sólo con el hombre. Alguna vez alguien podría, tal vez, hacer una obra de alguno absolutamente divino. Yo no. Y no me decido. Y si habría algo en la naturaleza humana como una señal de su origen cósmico o extraterrestre, entonces, tal vez, se podría hablar de una obra. Pero, por desgracia, lo más importante en cualquier persona, y especialmente en el hombre, es que tiene el poder de sus atributos humanos. Es solamente guiándose por el "ser humano, sólo humanos”, con su carácter, sus hábitos, su nivel cultural, su grado de felicidad o infelicidad, el hombre toma algunas decisiones.

El hombre siempre reina en alguna parte: en la familia, negocios, barrio, ciudad, país... Uno se pregunta: ¿por qué toma una decisión y no otra? Siempre y en todas partes, veo que las razones para ello es en su carácter. No en las peculiaridades de su profesión, no su especialidad. La motivación de la conducta se relaciona con la naturaleza del hombre. Si se tratara de un profesor, su poder sobre la clase, si es presidente, su poder sobre el pueblo, o un sacerdote, ningún dogma, nada puede estar por encima de las características de su personaje.

Vi que decisiones políticas muy importantes se tomaban no en base a recomendaciones, no se basaban en la experiencia histórica. Los elementos de esta fueron: "Yo quiero, yo lo quiero así y no de otra manera, que así sea y no lo contrario." Luego, por supuesto, juega un papel fundamental la impunidad del hombre reinado, que ocurre comúnmente con normalidad.

¿Cree usted que una persona tiene poder sobre su propia naturaleza, sobre su carácter? ¿Se puede superar a sí mismo?

Sin lugar a dudas, la gente tiene control sobre sus hábitos, pero sólo si es capaz de arrepentirse, y en público, abiertamente. El poder tiene que dejar de ser sagrado y misterioso. Debe estar claro, la forma de llegar a él debe ser abierta, es necesario un cierto control de paso sobre ella, algo así como un detector de mentiras popular. Y en un doble estándar para trabajar con la gente es imposible. Estamos en un sentido social muy enojados, por lo que no hay confianza. Y estoy de acuerdo con quienes dicen que si hoy va a ocurrir alguna situación militar, muy poca gente va a defender a Rusia. ¿Donde esta la motivación para defender esta Rusia?

Aleksandr Sokurov

Director de cine y guionista. Nació en 1951 en la región de Irkutsk. Se graduó en la Facultad de Historia de la Universidad Estatal de Gorki. Estudió en la facultad de dirección del Instituto Estatal de Cinematografía (VGIK), pero la Junta de Examinadores no aceptó su película de tesis "La voz solitaria del hombre" (1978), lo acusaron de formalismo y de sentimiento anti-soviético. La película fue prohibida, pero a finales de los años 80 se puso en los cines y obtuvo un premio en el festival de Locarno. Sokurov es el autor de 15 películas de ficción y 30 documentales, ganador de numerosos premios internacionales, y un participante regular de los principales festivales internacionales de cine. En 1995, la Academia de Cine Europeo lo incluyó en la lista de los cien mejores directores de cine mundial. Vive en San Petersburgo.


© BuenaRusia, 2009. All rights reserved. Condiciones de uso del sitio web.