Maslenitsa, Martes de Carnaval Ruso: Historia y tradiciones
BuenaRusia
Noticias
Sobre Rusia
Calendario turístico de Rusia
La cocina rusa: platos típicos y recetas
Quienes somos
BuenaRusiaBuenoLatina


Más noticias:

Maslenitsa, Martes de Carnaval Ruso: Historia y tradiciones

Maslenitsa, Martes de Carnaval Ruso: Historia y tradiciones
Maslenitsa, El Martes de Carnaval es la fiesta popular más antigua de despedida del invierno y recibimiento de la primavera. La celebración eslava antigua nos llegó de la cultura pagana, y se mantuvo después de adoptar el cristianismo. La iglesia incluyó el Martes de Carnaval entre sus fiestas, nombrándola Semana Syrnaya, o Syropustnaya, pues esta fiesta cae en la semana anterior a la Cuaresma. En este tiempo, de acuerdo con la ordenanza, no se permite comer carne, pero sí el uso de los productos lácteos (incluida la mantequilla), y los huevos.

El Carnaval es una de las fiestas que conforman la parte móvil del calendario. El tiempo de su celebración depende de la fecha de la principal fiesta cristiana, Semana Santa. Según las pascuales ortodoxas, la celebración del Martes de Carnaval comienza 56 días antes de Semana Santa, que corresponde a la segunda quincena de febrero hasta principios de marzo.

La preparación para el Martes de Carnaval (Maslenitsa) comenzaba antiguamente desde mediados de la semana anterior. En este tiempo las mujeres limpiaban todos los rincones de la casa, desde el ático al sótano: empañetaban estufas, raspaban mesas, bancos y pisos, preparaban los platos de la fiesta, barrían los escombros del patio y delante de la puerta. Compraban una gran cantidad de productos para la fiesta: harina de diferentes variedades para bliny, panqueques y pasteles, pescado salado, melindres, caramelos y frutos secos para los niños, recogían la leche, crema, crema agria y mantequilla.

El sábado antes de la Semana de Carnaval se llamaba “pequeño carnaval”. Este día existía la costumbre de conmemorar a los difuntos padres. Para ellos horneaban un ofrecimiento especial, bliny, y los colocaban en el altar, buhardilla o en el techo, dejaban en las tumbas en el cementerio, repartían en las iglesias entre los pobres y las monjas. El domingo antes de la Cuaresma por última vez comían carne. El Martes de Carnaval se comenzaba a celebrar el lunes de la próxima semana. Para todo el pueblo ruso los siete días de Carnaval era el momento favorito y más divertido del año. La gente llamaba cariñosamente a esta fiesta “kasatochka”, “los labios de azúcar”, “tselovalnitsa”, “alegre”, “pepepelochka”, “obeduja”.

Durante muchos siglos el Martes de Carnaval (Maslenitsa) ha conservado el carácter de las fiestas populares. Todas las tradiciones del Carnaval tienen la intención de espantar el invierno y despertar a la Naturaleza del sueño. El Martes de Carnaval era recibido con canciones de honra en las colinas cubiertas de nieve. El símbolo del Martes de Carnaval era una efigie de paja, vestida con ropa de mujer, con la cual se divertían, y luego la enterraban o quemaban en la hoguera, junto con un bliny, que la efigie tenía en la mano. Una parte integral de la fiesta era el paseo a caballo, al que ponían el mejor arnés. Los chicos que se iban a casar compraban trineos para esta ocasión. En el paseo participaban obligatoriamente todas las parejas jóvenes. También se practicaba mucho entre jóvenes el descenso en trineo desde montañas cubiertas de hielo. Entre las costumbres de la juventud rural durante el Martes de Carnaval estaban los saltos sobre la hoguera y la toma de castillos hechos de nieve.

En los siglos XVIII y XIX el centro de la fiesta era la comedia de carnaval campesino, a la que asistían personajes disfrazados: “Carnaval”, “Señor de la Guerra” y otros. La trama para ella era el mismo Carnaval, a menudo incluían en la representación algunos acontecimientos locales reales.

La colación principal y el símbolo del Martes de Carnaval es el bliny. Los cocen a diario comenzando desde el lunes, pero sobre todo en grandes cantidades, de jueves a domingo. La tradición de cocer bliny existía en Rusia desde la adoración de dioses paganos. Precisamente, el dios del Sol, llamado Yarylo, era invocado para desterrar el invierno, y unos bliny redondos y dorados son muy similares al sol de verano. Cada propietaria según la tradición tenía su propia receta especial para los bliny, que se transmitían de generación en generación a través de la línea femenina. Los bliny eran cocidos principalmente de trigo, trigo sarraceno, avena, harina de maíz, agregando a ellos papilla de mijo, patatas, calabazas, manzanas y crema. Comían bliny con crema agria, huevos, caviar y otras especias sabrosas de la mañana a la noche, alternando con otros platos.

Durante toda la semana el Carnaval era nombrado como “justo, amplio, alegre, noble Carnaval”. Cada día de la semana tiene su propio nombre, lo que sugiere qué se debe hacer este día.

El lunes era “el recibimiento” de la fiesta. Este día preparaban las montañas de hielo. Los niños hacían por la mañana el espantapájaros de paja del Martes de Carnaval, lo vestían, y llevaban por las calles. Se montaban columpios y preparaban mesas con dulces.

El martes era “zaigrysh”. Este día comenzaban los divertidos juegos. Por la mañana las chicas y chicos se divertían en las montañas cubiertas de hielo y comían bliny. Los chicos estaban buscando novias, y las chicas, novios (pero las bodas se celebraban después de Pascua).

El miércoles era “goloso”. En el primer lugar entre las golosinas, por supuesto, bliny.

El jueves era “razguliay”. Este día, para ayudar al sol a desterrar el invierno, la gente tradicionalmente montaba a caballo “según la dirección del sol”, es decir, en sentido horario alrededor de la aldea. La principal diversión para la mitad masculina en el jueves era la defensa o la toma de un castillo hecho de nieve.

El viernes era “la tarde de la suegra”, cuando el yerno iba a comer bliny en la casa de su suegra.

El sábado era “reuniones de cuñadas”. Este día se visitaban a todos los familiares, y se comía bliny.

El domingo es el último, “Día del Perdón”, cuando se les pedía perdón a los familiares y amigos por las ofensas y, a continuación, por regla general, cantaban y bailaban alegremente, despidiendo de este modo el Martes de Carnaval.

Este día, en una gran hoguera queman una efigie de paja, que personifica la partida del invierno. La ponen en el centro del área de la fogata y se despiden con ella con chistes, canciones y bailes. Critican al invierno por las heladas y el hambre, y dan gracias por las diversiones del invierno. Después de eso, incendian la efigie con gritos alegres y canciones. Cuando el Invierno se quema, comienzan la diversión final: los jóvenes saltan sobre la hoguera. Con esta competencia de la destreza termina la celebración del Martes de Carnaval.

La despedida del Martes de Carnaval se culminaba el primer día de la Cuaresma, el lunes Limpio, que era considerado el día de la purificación del pecado y de los alimentos peligrosos.

En el lunes Limpio necesariamente se bañaban, mientras que las mujeres lavaban los platos y trataban al vapor las ollas de leche, limpiándolas de toda la grasa y de los restos de la comida prohibida.

Los días del Martes de Carnaval implican un montón de bromas, chistes, canciones, proverbios y refranes: “No hay carnaval sin bliny”, “En las montañas montando, en el bliny revolcando”, “Para él todo el año es Carnaval”, “Carnaval obeduha, el dinero priberuha”, “A cada cerdo le llega su San Martín”, “Tiene miedo el Martes de Carnaval al rábano amargo y al nabo estofado” (es decir, al ayuno).


© BuenaRusia, 2009. All rights reserved. Condiciones de uso del sitio web.